Make your own free website on Tripod.com
Desarrollo del lenguaje

Home

Desarrollo del lenguaje | Signos de sordera | Implante coclear | Conceptualización y Política . | Vínculos favoritos | Contáctame
La página de Yrene Brullo

La Página de Yrene Brullo



Desarrollo del lenguaje en el niño

Durante los primeros meses de vida la principal forma de comunicación es la no verbal. El bebe expresa una amplia gama de emociones y responde a la voz con gestos y miradas. Entre los 8 y los 10 meses es importante el balbuceo. Próximo a los 12 meses el niño pronuncia sus primeras palabras. El período entre los 12 y 18 meses es el de mayor desarrollo del lenguaje. Su vocabulario crece desde 10 a 15 palabras a los 18 meses a más de 100 a los 2 años. Una vez que el vocabulario adquirió 50 palabras, el niño empieza a combinarlas en frases sencillas.
DESARROLLO DEL LENGUAJE
Al mes:
Produce sonidos roncos.
A los 2 meses:
Emite sílabas usando vocales (a, e, o, u).
A los 3 meses:
pronuncia ajo.
Entre los 3 y 6 meses:
Establece un diálogo de sonidos con su madre.
Entre los 6 y 9 meses:
Comienza con las primeras sílabas ma-ma-ma, ba-ba-ba y pa-pa-pa.
Entre los 9 y 12 meses:
comienza a decir mamá y papá. Al final de esta etapa debe decir 3 palabras.
A los 12 meses:
Primeras palabras, enunciados de una palabra con sentido: mamá, upa.
A los 15 meses:
Jerga. Comprende órdenes simples. Puede nombrar objetos familiares: ba-bau, pipí, mema.
A los 18 meses:
Usa como promedio 10 palabras. Nombra imágenes e identifica una o más partes del cuerpo.
A los 24 meses:
Frases de 2 palabras.
A los 2 y ½ años:
Utiliza YO, MÍO y TUYO.
A los 3 años:
Cuenta hasta 3 objetos, repite 3 números. Frases de 6 palabras. Conoce su sexo. Pregunta POR QUE.
A los 4 años:
Pronuncia oraciones sencillas. Canta. Recita versos. Cuenta historias.
A los 5 años:
Aumenta su vocabulario. Escribe su nombre.
Entre los problemas más frecuentes del desarrollo de los niños se encuentra el retraso del habla. Las causas más comunes son: trastornos auditivos, falta de estimulación, retraso mental y trastornos motores de la cavidad oral. Si se sospecha un problema, es necesario enviar al niño terapista del lenguaje, centro de desarrollo infantil o un centro de terapia de lenguaje.

CUANDO SOSPECHAR UN TRASTORNO DE LA COMUNICACIÓN EN UN NIÑO:
De 0 a 11 meses:
- Antes de los 6 meses el niño no se sobresalta, no parpadea ni cambia su actitud frente a un estímulo sonoro fuerte y súbito
- Antes de los 6 meses el niño no se tranquiliza al escuchar la voz de la madre
- A los 6 meses el niño no balbucea ni imita los sonidos de gorjeo
- A los 10 meses el niño no responde a su nombre
- A los 10 meses el niño solo emite chillidos o gruñidos

De 12 a 23 meses:
- A los 12 meses el sonido del niño se limita a sonidos vocálicos
- A los 15 meses el niño no reacciona al NO - A los 15 meses el niño no imita sonidos ni palabras
- A los 18 meses el niño no utiliza 6 palabras con significado adecuado
- A los 21 meses el niño no reacciona al DAME, VEN o CÁLLATE si no se acompaña de gestos - A los 23 meses el niño no pronuncia frases de 2 palabras

De 24 a 36 meses:
- A los 24 meses no se le entiende al menos la mitad de lo que dice
- A los 24 meses el niño no señala las partes de su cuerpo
- A los 24 meses el niño no combina palabras en frases
- A los 30 meses el niño no comprende el significado de: AFUERA, ADENTRO, ATRÁS, ADELANTE
- A los 30 meses el niño no usa frases cortas
- A los 30 meses el niño aún no pregunta: DONDE, POR QUE, QUE
- A los 36 meses la familia del niño no comprenden el discurso del mismo
O A CUALQUIER EDAD EL NIÑO HABLA TORPEMENTE, ACOMPAÑANDO SU DISCURSO CON GESTOS, PARPADEOS O MOVIMIENTOS DE LAS MANOS
El tartamudeo es muy frecuente en los niños entre 3 y 4 años. Los papás deben tener paciencia y se los debe ayudar a aceptar esta situación como algo normal. Solo en caso de ser grave o acompañarse de tics o movimientos extraños, o si aparece posterior a los 4 años puede significar patología del habla.






.

Algunos términos

Afasia: Trastorno del lenguaje que afecta al reconocimiento, elaboración, formulación y utilización del lenguaje
Afasia motora: En la que predominan los trastornos de la expresión.
Afasia mixta: Afecta al sistema motor y sensorial.
Afasia funcional: Afasia de base psicológica.
Disartria: Articulación defectuosa del lenguaje.
Dislalia: Trastorno de la expresión verbal, sin lesiones demostrables en el sistema nervioso ó en el aparato fonético.
Distrofia facio-escapulo-humeral: Atrofia de la musculatura de la cara, cintura escapular y brazo
Labio leporino: Deformidad congénita que consiste en tener el labio hendido.
Logopedia: Es una parte de la foniatría que utiliza distintos ejercicios para la corrección de los trastornos del lenguaje
Parafasia: Tipo de afasia que consiste en cambiar unidades lingüísticas por otras.
Parálisis facial: Parálisis de los músculos de la expresión de la cara inervados por el nervio facial

Hipoacusia: Es la disminución del nivel de audición de una persona por debajo de lo normal.
Hipoacusia conductiva: Cuando el sonido ingresa al oído, suceden dos cosas:
1) es conducido a través del oído externo y medio para llegar al oído interno.
Cualquier trastorno en la conducción hacia el oído interno originará una hipoacusia de conducción o conductiva.
2) en el oído interno el sonido es finalmente percibido, codificado en impulsos eléctricos que por vía nerviosa llegan al cerebro. Cualquier trastorno en el oído interno, nervio auditivo o áreas cerebrales relacionadas con la audición originará una hipoacusia perceptiva.
Si los trastornos actúan sobre la conducción y la percepción a la vez, se hablará de una hipoacusia mixta.
Cómo se sabe si una hipoacusia es perceptiva o conductiva?
En las audiometrías, se miden dos tipos de curva, la curva de audición aérea y la de audición ósea.
La curva de audición aérea, está compuesta por el conjunto de tonos graves-medianos y agudos que el paciente logra escuchar en su intensidad más baja con un auricular colocado en el oido. Esos sonidos ingresan al oido recorriendo el espacio aéreo que existe en el conducto auditivo, llegando así a la membrana timpánica y siendo conducido luego por la cadena osicular (huesecillos del oido: martillo, yunque y estribo).
La curva de audición ósea, está compuesta por el conjunto de tonos graves-medianos y agudos que el paciente logra escuchar en su intensidad más baja con un dispositivo colocado en el hueso mastoideo (ubicado detrás del pabellón auricular). Los sonidos ingresan al oido interno recorriendo el hueso, no pasando por la membrana ni por los huesecillos (martillo, yunque, estribo)
En sujetos con audición normal, ambas curvas, están situadas en un mismo nivel. Se llama GAP, a la separación existente entre la curva ósea y aérea de un mismo oído.
Se dice que una hipoacusia es conductiva cuando existe un gap entre ambas curvas aérea y ósea.
Se dice que una hipoacusia es perceptiva cuando el umbral de la curva aérea está por encima de lo normal.
Se dice que una hipoacusia es mixta, cuando existe un gap aereo-óseo y a su vez, el umbral de la vía ósea está elevado.

Se denomina umbral, al mínimo nivel de intensidad sonora que es capaz de percibir el oido para cada tono. Recordemos que en la audiometría se investigan habitualmente los siguientes tonos : 250, 500, 1000, 2000, 4000 y 8000 hz. (originalmente la escala se mencionaba así: 256, 512, 1024,2048,4096,8192, por corresponder al incremento por octavas). De modo que si el umbral es el mínimo nivel de intensidad..., cuando una patología disminuye la audición, la intensidad del sonido para excitar el oído deberá ser mayor, por ello se dice que se eleva el umbral de audición. Esto origina confusiones en personas poco habituadas, ya que en las audiometrías un aumento o elevación del umbral, se grafica con una disminución del nivel de la curva.
Cuál es el pronóstico de las hipoacusias?
En general, las hipoacusias conductivas tienen mejor pronóstico, debido a que todas ellas son potencialmente reversibles. Aun en caso de no poder hacer ningún tratamiento o dar malos resultados éstos, tienen una ventaja comparativa superior a las h.perceptivas en cuanto al uso de audífonos. El tratamiento de las h.conductivas consiste en lograr que el sonido llegue con mejor intensidad al oído interno.
Las h. perceptivas en cambio, son permanentes y no tratables, excepto por el uso de audífonos o en algunos casos, el uso de implantes cocleares. En ellas, lo que falla no es la conducción del sonido, sino que cuando el sonido llega al oido interno, pueden suceder varias posibilidades:
Lesión del Oído interno: que el oído interno no tenga capacidad para percibirlo, por una lesión del órgano de Corti (que es el verdadero micrófono del oído),
Lesión en el nervio auditivo: que el oído interno funcione bien, pero el nervio auditivo que lleva la información del oído interno al cerebro, esté dañado,
Lesiones cerebrales: que el oído interno y el nervio funcionen bien pero estén dañadas las áreas cerebrales encargadas de procesar la información,
o bien lesiones en todos los elementos citados.